MAIL ART

EL ARTE CORREO EN LA ENCRUCIJADA

Clemente Padín

En homenaje a David Cole fallecido el 19 de Abril de 2000 en Montclair, New Jersey, Estados Unidos

El Arte Correo entre lo que fue y lo que será. La ley de hierro del sistema en operación: primero la actividad simbólica de los pueblos crea los movimientos artísticos para señalar carencias e imperfecciones en el tejido social y, luego, el sistema, una vez pasado el furor iconoclasta de los primeros momentos, los reencauza a su servicio, mediante la institucionalización y transformando en mercancía aquello que había sido creado para atacarlo, sujetándolo a las leyes del mercado.
Tal la mecánica que hizo claudicar y perecer a muchas vanguardias y a todo tipo de arte que haya pretendido conmover las estructuras del sistema socio-económico vigente. Todos los intentos que el arte y los artistas han llevado a cabo para desestabilizar al sistema, han claudicado ante el poder y el dinero. También es cierto que concuerda con el momento en que esas tendencias subversivas en el campo de lo social y lo artístico, agotan su impulso inicial y la disruptividad de sus propuestas. Es decir, cuando sus posibilidades de aportar "nueva información" a los repertorios del saber social, ceden, exhaustas.
La fuerza del Arte Correo, desde sus comienzos a mediados de los 60s. (hasta mediados de los 90s.), fue su apuesta por la comunicación y la interrelación entre las gentes. Sobre todo su afán por un lenguaje universal, objetivo de todas las utopías: la comunicación eterna y sin fronteras. Para ello hubo de trasladar el eje que mantenía al arte en la esfera del "cambio" para derivarlo decididamente a la esfera del "uso". La obra de arte se sale del campo de las mercancías a comprar y vender por dinero en el mercado y se transforma en un instrumento de diálogo, en producto de comunicación. Tal la revolución del Arte Correo. Una construcción cultural y artística que apuntaba al corazón del sistema al obstruir lo que lo mantiene unido: el dinero. Y, también, al negar su estructura (el mercado) y su consecuencia (el consumismo).


Sin embargo, el Arte Correo es de este mundo y ha evolucionado. Al parecer, hoy día, estamos ante la apertura de nuevas opciones a partir de su riqueza entrañable. El mundo, también, parece otro desde el momento en que Ray Johnson tuvo la genial idea, en los 60s., de enviar a sus amigos obras sin terminar para que las completaran y se las reenviaran (el "Add & Pass") y, armar así, sus primeras exposiciones de Arte Correo en New York. Primero el lento proceso de institucionalización de mediados de los 80s. cuando las organismos culturales, asociadas al arte oficial, como Galerías y Museos, comenzaron a organizar exposiciones de Arte Correo. Cada Bienal de Arte se sintió acéfala si no organizaba su propia exposición de Arte Correo. Cada Universidad, se sintió en falta con su entorno social si no creaba cátedras de Arte Correo. Luego la venta de archivos...
Sin duda, durante algún tiempo pervivirán las dos tendencias, la llamada "amateur" o de " fin de semana" y la profesional: las muestras realizadas sin ningún apoyo económico, por "amor al arte", y las gigantescas exposiciones de gruesos y coloridos catálogos de las Instituciones comprometidas con el aparato cultural oficial: Galerías, Museos, Correos Nacionales y, sobre todo, Asociaciones de Filatélicos que han impuesto al género "artistamp" como su estrella rutilante (léase "mercadería"). Por un lado las muestras en donde es visible el aporte relacional de los artistas volcados a la intercomunicación y, por otro, las muestras organizadas por el establisment en donde la crítica y los jurados imponen el rasero del "buen gusto" (incluyendo géneros específicos). Antes no importaba que el nivel de la obra fuera "bueno" o "malo" de acuerdo al gusto imperante puesto que el objetivo era el intercambio, la función fática del lenguaje artístico, la comunicación; ahora, las convocatorias son personales, no multitudinarias. Ahora se ofrecen estipendios a los invitados para estimular su participación y se organizan exposiciones similares al "Salón del Libro" que la industria editorial organiza para favorecer la venta de su producto, el libro. Poco falta para las competiciones y rankings a la manera de los MTV.

Estas reflexiones vienen a cuento de que, hace muy pocos días atrás, en la Muestra Internacional de Arte de Jeju, llevada a cabo en la Isla de la Paz (Jeju City) de Corea del Sur del 18 al 27 de octubre, 2001, los artistas correo participantes firmaron un Acuerdo que pone en evidencia esta situación entre el Arte Correo centrado en la comunicación y el Arte Correo centrado en el mercado.
ACUERDO DE LA ISLA DE LA PAZ"
El arte correo ha sido aceptado mundialmente como un movimiento artístico contemporáneo. Debe permanecer abierto, sin estructura jerárquica. Es un nuevo medio (arte correo) y un movimiento (arte correo). El arte correo ofrece una nueva y tremenda posibilidad de realizar arte en el nuevo milenio. El arte correo es una tradición establecida en América del Norte, Europa y Australia, y está experimentando una nueva expansión en América del Sur. La Muestra internacional de Arte Correo Isla de la Paz Jeju 2001 representa un momento histórico en extender el arte correo en regiones como Asia. Tales muestras nos dan la oportunidad desarrollar un idioma internacional e imaginación contra los desafíos de violencia.
1. El arte correo es el arte indígena de la aldea global. Categorías de arte correo incluyen: trabajos en 2 y 3 dimensiones, películas, videos, cintas de sonido y poesía visual, el arte enviados por correo a otro artista como un regalo o como intercambio, sobres usados en arte correo (tanto en su interior como en el exterior), la tarjeta postal como superficies para los trabajos de arte, artistamps (sellos de correo apócrifos) e imágenes usadas como estampillas postales, fotocopias como arte, archivos de imágenes o sonidos enviados por correo electrónico, fax - arte y otras formas artísticas de comunicación, congresos del arte correo, tourism art, gestión de redes y reuniones personales. El arte correo es comunicación artística por diversos medios. De vez en cuando se integra a otras formas artísticas. Experimentamos el arte correo como un sitio para formas artísticas alternativas. En contraste con el "main-stream art", el arte correo acepta todas las contribuciones para cualquier proyecto sobre una base similar sin selección o evaluación o normas de calidad establecidas (sin jurado, sin honorarios, sin retorno y documentación a todos los participantes).
2. A pesar del rápido crecimiento del correo electrónico, tan eficaz como las cartas - bombas y sobres enviados conteniendo Antrax, el arte correo sobrevivirá porque no depende del sistema postal. Nosotros afirmamos el concepto de Robert Filiou concerniente a la Red Eterna del Arte Correo en el cual los participantes van y vienen, mientras algunos pioneros permanecen. Alentamos a individuos del Medio Este, Africa y Asia a unirse al movimiento del arte correo. Entonces, y solamente entonces, podremos tener un verdadero movimiento de arte global, abierto a cualquier individuo que desee participar en el libre intercambio internacional de expresión artística. Estamos de acuerdo en la necesidad de difundir el arte correo entre la gente en general a través de exhibiciones, catálogos y lugares apropiados. Alentamos a los artistas - correo a organizar exposiciones con el debido respeto a los artistas participantes y a las culturas regionales, y hacer un uso creativo de sus archivos para los becarios, los representantes de la instituciones artísticas y el creciente número de personas que desean conocer el movimiento del arte correo.
3. El arte correo se basa en el libre intercambio arte y comunicación sin censura. La producción, exhibición y presentación del arte correo deben permanecer en el área no-comercial. Sabemos, por otra parte, que el artista - correo no debe tener barreras en relación a cubrir los costos de producción del arte correo que produce a través del arte correo mismo como, asimismo, lograr fondos públicos y privados para financiar exhibiciones y eventos. Apoyamos y estamos listos para defender la libertad artística de cada artista - correo contra cualquiera tipo de censura.
Nosotros, los abajo firmantes, de acuerdo con lo estipulado arriba y con el respeto debido a todos los artistas correo internacionales, afirmamos nuestra adhesión a la filosofía subyacente en la Exposición 2001 de Arte Internacional en la ISLA DE LA PAZ Jeju patrocinada por la Jeju Cultural y Fundación de Arte del 18 al 27 de octubre, 2001, tal cual se expresó en el Catálogo de la Exhibición el Gobernador de Jeju: Woo, Keun-Min, Yang, Chang Bo, Presidente del Congreso Provincial de Jeju y Kim, Jae-Ho, Presidente de Jeju Cultural y Fundación de Arte. Nosotros expresamos nuestro agradecimiento a los arriba citados, al equipo del Centro Turístico de la Ciudad de Jeju y a los artistas y ciudadanos de Jeju por su abierta y calurosa hospitalidad".
Firmantes del Acuerdo: Jas W. Felter (Canadá); Peter Netmail (Alemania); Alberto Sordi (Italia); Snak-Y (Italia); Eun Chul Jang (Corea del Sur); Young Jay Lee (Corea del Sur); John Held, Jr. (Estados Unidos); Michael Thompson (Estados Unidos); Michael Hernandez de Luna (Estados Unidos) y Mia Spiral (Estados Unidos).

Eufemísticamente se expresa en todo el documento una defensa de los valores primordiales del arte correo. Apréciese el énfasis cuando se dice que el Arte Correo debe " permanecer en el área no-comercial" para, inmediatamente, dejar las manos libres a quien quiera recuperar los costos de su producción artecorreística, es decir, las manos libres para vender sus obras de Arte Correo y, sobre todo, a quienes, sin el menor escrúpulo, organizan exposiciones de Arte Correo, cobrando por ello, para instituciones y galerías valiéndose del esfuerzo y talento creador de los artistas seducidos ante la posibilidad de recibir el "lujoso" catálogo que dejó de ser el nexo de comunicación necesario entre los artistas para la ampliación de la red ("El Arte correo es la dirección postal") para convertirse en un muestrario de ventas. Por si fuera poco, adviértase el tono final: "(...) estamos listos para defender la libertad artística de cada artista - correo contra cualquiera tipo de censura". Es decir, la libertad para transgredir el principio básico del Arte Correo: "El Arte Correo y el dinero no se mezclan". Y, además, la libertad para acusar de "censores" a quienes no estén de acuerdo con esa concepción mercantil del Arte Correo.

Pero, la comunicación es la comunicación. Nadie cobra por comunicarse con alguien. Cuando se cobra por hablar con alguien, el diálogo se transforma en una entrevista. Entre el diálogo y la entrevista hay todo un abanico de actitudes mediatizadas por el entorno en los cuales puede existir la comunicación. Es cierto que en el Arte Correo profesional pueda existir la comunicación pero, el dinero, pronto, impondrá sus condicionamientos para hacer que se convierta en un monólogo, como lo es casi todo el arte actual. Por ello, creo, el Arte Correo, al perder el rasgo que le hiciera singular, la transformación de la obra de arte de mercancía sujeta a las reglas del mercado a producto de comunicación, habrá dejado de ser lo que es.

"David Cole, Chuck Welch alias Crackerjack Kid, Mrs. Cole, Fernand Barbot y Clemente Padín en la casa de David, Nueva York, Noviembre de 1989"

Montevideo, Noviembre de 2001

Las plantillas de sellos son David Cole.
Clemente Padín: C. Correo Central 1211, 11000 Montevideo - URUGUAY