EDITA

ENCUENTRO DE EDITORES INDEPENDIENTES

Insólitas ediciones de artistas Siguen siendo uno de los recursos más notables y ágiles del arte actual

Joan Casellas

publicado en LA VANGUARDIA el domingo, 12 Ade agosto 2007


En el arte moderno son muy frecuentes las ediciones de artista de tiraje limitado y elaboración cuidada a través de las cuales grupos o individuos difunden sus ideas. El surrealismo de los años 30 se debatió y desarrolló en las revistas La Revolution Surrealiste y Minotaure, y treinta años después Yves Klein lanzaba su periódico de un solo día –Dimanche– con el que inmortalizo algunas de sus mejores ideas.Enla Catalunya de posguerra la vanguardia resurgía a través de las revista Dau al Set (1948-58) de la mano de Antoni Tàpies, Modest Cuixart, Joan Ponç, Joan-Josep Tharrats, Arnau Puig y Joan Brossa, y aún mucho antes Barcelona sería una de las ciudades dadá gracias a la revista 491, que Francis Picabia, exiliado en al ciudad condal, editó en 1917. Como muestra del interés y persistencia de las ediciones de artista en sucesivas generaciones vale la pena rememorarla importante muestra organizada por el KRTU en 1991, Literatures sumergides, que recogía las publicaciones catalanas de creación desde 1968. Dieciséis años después con la multiplicación y accesibilidad de las nuevas tecnologías, desde la fotocopia digital alCD-DVDe internet la edición de artista o edición independiente sigue siendo uno de los recursos más notables y ágiles del arte contemporáneo. Aglutinadas en Edita estas publicaciones, diseminadas en multitud de presentaciones artísticas y algunas librerías especializadas, puntualmente se agrupan en encuentros de editores independientes, el más importante de los cuales es Edita, que tiene lugar en uno de los lugares más remotos de la península Ibérica, entre las marismas del río Odiel y el océano Atlántico, en la provincia de Huelva, donde emerge una larga lengua de dunas sobre la que se asienta el pueblo de Punta Umbría. Uberto Stabile, poeta valenciano afincado en Huelva, creó en 1994 con la Asociación Cultural 1900 el Encuentro Nacional de Editores Independientes y Ediciones Alternativas. Las dos primeras ediciones se celebraron en la ciudad de Huelva y la tercera en la Universidad Internacional de la Rábida, pero fue en Punta Umbría donde consiguió las condiciones económicas y estructurales mínimas para garantizar su continuidad. Como los antiguos ganaderos que dieron lugar a la Feria de Abril, en Edita, que se celebra por las mismas fechas, se vende el producto: hay intercambios de publicaciones, se buscan cómplices para nuevos proyectos, se lanzan convocatorias, se discuten ideas y por la noche se celebra. De hecho, Edita son dos encuentros paralelos con los mismos actores-público: en la parte diurna encontramos al artista- editor con su proyecto individual o colectivo de tiraje corto pero por lo general cuidado, y por la noche al artista rapsoda o performer poniendo en práctica aquello que con su publicación defiende y difunde. Consecuencia directa del encuentro es la magnífica colección de ediciones de artista que Uberto Stabile ha atesorado para Punta Umbría, que ya supera los quince mil ejemplares, y que ha sido fuente documental de exposiciones, como la polémica Desacuerdos en el Macba de Barcelona el año 2005. En esta edición se han inscrito 114 editores-artistas de toda la península Ibérica y Latinoamérica distribuidos en un apretado programa de cuatro jornadas de mañana, tarde y noche. Resulta difícil seguir todas las ponencias, recitales, acciones... imposible. Edita no para de crecer. Todas sus deserciones son superadas por nuevas afiliaciones y sobre todo por un amplio grupo de incondicionales que son exponente de la mejor edición de artista que se produce actualmente en la península. La distribución es el problema insoluble de este tipo de ediciones, que pueden estar contenidas en latas metálicas, presentar formas voluminosas e irregulares, o ofrecerse en cuatro tristes fotocopias grapadas en tirajes de 20 a 100 ejemplares. Muchas veces la distribución se limita exclusivamente a los colaboradores, que posteriormente las muestran como trofeos en sus exposiciones de artista, o, por el contrario, son de fácil y necesaria reproducción personal vía fotocopia o CD. Evidentemente no son un negocio en términos monetarios, sino estrategias de comunicación artística. Entre los editores-artistas más veteranos de Edita podemos encontrar a Antonio Gómez, destacado poeta visual murciano afincado en Extremadura que, junto a J. M. Calleja, representa la mejor continuidad del legado artístico de Joan Brossa. Sus cuidadas ediciones Píntalo de Verde son verdaderas exposiciones de poesía visual. Gómez y el malagueño Paco Cumpian son el ejemplo más persistente de Edita ya que han participado en todas sus ediciones. Paco Cumpian, poeta rapsoda que retoma la poesía como un acto vivo en bares y plazas, edita con cuidada tipografía y papel selecto El Árbol de Poe, todo un referente en su campo. Pere Sousa, poeta fonético de Barcelona especializado en la poesía dadá y el arte correo, rescata con sus artesanales 598 noticias inéditas de Kurt Swhitters y poemas visuales olvidados. También es asiduo a Edita Francisco Eliseda, poeta que dirige el Centro de Poesía Visual de Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba) y la revista Veneno. La madrileña Yolanda Pérez Herrera, poeta de acción, autora de la impecable Experimenta editada en formato probeta (un DIN A4 doblado verticalmente), donde publica poemas y partituras de acción. Rodolfo Franco, brasileño residente en Mérida, especialista en acrósticos y palíndromos que publica en su Almanak en papel y en formato digital, o Koke Vega, de Badajoz, con su vídeo-revista de acción y poesía La Bolsa. Biblia, de Tiago Gomes, en formato más convencional, es un interesante referente de la actividad artística de Lisboa; La Lata, revista de poemas objeto y otras actividades artísticas, es efectivamente una lata de conservas editada por Manuela Martínez y Carmen Palacios en Albacete. La Más Bella, editada en Madrid por Pepe Murciego y Diego Ortiz –que se presenta acompañada deunmanual de instrucciones–, es sin duda la revista má elaborada y compleja, con catorce años de existencia y cientos de colaboradores. Cada número, de periodicidad anual, contiene en su interior, desplegables, objetos, casetes, vídeos, etcétera. Es lo más cercano a las ediciones Fluxus y ya figura en colecciones publicas, como La Panera de Lleida. Edita, surgido el año 1994 en la mesa de un bar de Huelva, es hoy un encuentro de referencia. Su extenso archivo de ediciones de artista ha encontrado al fin un edificio adecuado para su consulta. A Uberto Stabile le espera la ardua tarea de mantener el espíritu abierto del Encuentro, afrontar sus límites y obtener recursos a la altura del nuevo centro cultural que lo acoge, comenzando por una página web propia de Edita, para que el Encuentro Internacional de Editores Independientes, además deuna fiesta artística, sea una fuente de información permanente.